Padrastro abandona a niña junto a su perrito en la carretera

Compartir
El individuo le dijo a la pequeña que se había quedado sin gasolina y volvería a buscarla.

España.- La dejó tirada en la carretera a pleno sol y así la encontraron los agentes abrazada a su perro, llorando y muy nerviosa a la altura del kilómetro 324 de la N-111, en el término municipal riojano de Lardero. La niña tiene siete años. Viajaba en un coche con el novio de su madre, un individuo de 30 años, con numerosos antecedentes que la abandonó y le dijo que iba a buscar gasolina.

Los hechos ocurrieron a las once de la mañana del pasado día 17, el viernes, cuando se recibió una llamada de alerta en el 062 en La Rioja. Se informaba de que en la carretera había una pequeña de corta edad caminando sola por la vía de servicio, sin la supervisión de ningún adulto y con la única compañía de un perro a su lado al que llevaba agarrado para que no se le escapara.

Un rápido despliegue de las Unidades de Seguridad Ciudadana permitió la localización de la menor a los pocos minutos de producirse la alerta. La niña tras ser tranquilizada y arropada por los agentes les contó que viajaba en el coche de un amigo de su madre con dirección a Logroño, pero que tras quedarse sin gasolina, el individuo la sacó del vehículo junto al animal y le dijo que tendría que esperar a que regresara de buscar combustible.

Desamparada, sola y muy nerviosa contó a los guardias donde vivía con su madre, en un pueblo cercano. A los pocos minutos los agentes hallaron el coche del novio, escondido en un camino a unos 300 metros. Iba acompañado de otro individuo y tenían un bidón de gasolina en el interior.

El individuo fue detenido. Tiene numerosos antecedentes, por robos entre otros delitos. Les dijo que iba a llevar a su perro al veterinario a Logroño, una versión de la que dudan los agentes dado que el animal estaba cubierto de tumores cancerígenos que a simple vista no parecen recientes. Se le imputa un delito de abandono temporal de un menor y un delito contra la seguridad vial, por conducir el día de los hechos sin tener permiso en vigor. Había perdido todos los puntos del carné.

Según la Guardia Civil, su negligente y temeraria acción llegó a generar un grave riesgo para la vida, salud e integridad física de la niña. Una vez en el cuartel se acogió a su derecho a no declarar y fue puesto a disposición judicial.

La pequeña, asustada y preocupada por el perro, fue entregada a su madre que se encontraba en el domicilio familiar. Antes estuvo dibujando con los guardias mientras esperaba y trataban de calmarla. «Podía haberse deshidratado o haberla atropellado un coche. La pequeña lo único que quería es que no se escapara el perro», explica un portavoz de la Guardia Civil.

 

Fuente: ABC.ES